Home / Macroeconomía / Producción, superficie sembrada y rendimientos del sector agrícola (2005-2013)

Producción, superficie sembrada y rendimientos del sector agrícola (2005-2013)

Por Luis Carlos Jemio *

Durante los años de la bonanza económica que vivió el país a partir de la segunda mitad de los 2000, el sector agrícola ha presentado un desempeño favorable, debido en algunos casos al crecimiento de las exportaciones de algunos productos agrícolas que se beneficiaron de precios altos en los mercados internacionales y también debido al aumento de la demanda interna. De esta forma, en el caso de los productos no-industriales, se observaron tasas de crecimiento importantes en la producción de quinua, trigo y sorgo en grano (cuadro 1). La producción de quinua por ejemplo, subió de 27,7 mil TM para el año agrícola 2005-2006 a 458,6 mil TM para 2013-2014, equivalente a un crecimiento de 16,7% como promedio anual durante este periodo. La producción de trigo creció a una tasa promedio anual de 5,8%, la de sorgo a 5% y la de papa a 3,8%.

Cuadro 1

Producción agrícola industrial y no-industrial (miles de TM)

ProducciónSembrada

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

En lo referido a los productos agrícolas industriales, también se observa un crecimiento importante en los principales productos. La producción de soya creció de 1.608,7 mil TM en 2005-2006 a 3.003,1 mil TM en 2013-2014, equivalente a un tasa promedio anual de 8,1%. También se observan crecimientos en la producción de girasol (7,1% como tasa de crecimiento promedio por año) y caña de azúcar (4,5%).
Es importante analizar, qué parte del crecimiento recién descrito se debe a aumentos en la superficie sembrada y qué parte a mayores rendimientos de la tierra cultivada.

Superficie sembrada

El cuadro 1 muestra que el crecimiento de la producción agrícola durante el periodo analizado se debe principalmente al aumento en la superficie sembrada y en menor medida a aumentos en los rendimientos de la tierra. La superficie sembrada de productos agrícolas en Bolivia ha mostrado un significativo crecimiento, pasando de 2,6 millones de hectáreas en el año agrícola 2005-2006, a 3,5 millones para el periodo agrícola 2013-2014, representando un crecimiento acumulado de 34,6% para este periodo. Para el año agrícola 2013-2014, un 53,2% de la superficie sembrada corresponde a la agricultura industrial (1,9 millones de hectáreas) y un 46,8% a la agricultura no industrial (1,6 millones de hectáreas).

Entre los productos agrícolas no-industriales, el maíz ha sido tradicionalmente el cultivo que ocupa la mayor superficie sembrada, representando en la actualidad el 20,1% de la superficie sembrada de productos agrícolas no-industriales y el 10,7% de la superficie agrícola total sembrada en el país. La superficie sembrada de este cultivo ha tendido a desacelerar su crecimiento en estos últimos años, ya que su producción ha sido afectada por factores climáticos, por lo que se ha tenido que aumentar las importaciones.

La superficie sembrada de otros productos agrícolas no-industriales también ha tendido a aumentar debido a la mayor demanda y precios internacionales, destacándose el sorgo en grano, cuya superficie sembrada aumentó de 95 mil hectáreas en 2005-2006 a 274 mil hectáreas en 2013-2014, siendo en la actualidad el segundo producto en términos de superficie sembrada, representando el 14,7% de la superficie sembrada de productos agrícolas no-industriales y el 7,8% de la superficie total sembrada. En 2009-2010, el cultivo de sorgo también se vio afectado por condiciones climáticas adversas.

El crecimiento de la superficie sembrada de trigo tendió a desacelerarse en los últimos años, debido a factores climáticos. Por otra parte, se destaca el rápido aumento en la superficie sembrada de quinua, debido a los mayores precios externos, que impulsaron las exportaciones de este producto en los últimos años.

La superficie sembrada de papa presentó una tendencia creciente continua, pasando de 161 mil hectáreas en 2005-2006 a 198 mil hectáreas en 2013-2014. La superficie sembrada de papa representa el 5,6% y 10,6% de la superficie sembrada de productos agrícolas no-industriales y del total de la superficie agrícola sembrada en el país respectivamente.

En lo referido a los productos agrícolas industriales, la mayor superficie sembrada corresponde a la soya, la cual también mostró una tendencia creciente debido a los precios internacionales favorables, pasando de 947 mil hectáreas en 2005-2006 a 1.250 mil hectáreas en 2013-2014. La soya también representa el cultivo con mayor superficie sembrada entre todos los productos agrícolas producidos en el país, representado el 76% del total de la superficie cultivada de productos industriales, y el 35,6% de la superficie total sembrada en el país.

La superficie sembrada de otros productos agrícolas industriales, como la caña de azúcar y el girasol también han mostrado la misma tendencia creciente presentada por la soya.

Rendimientos de la tierra

Los rendimientos de la tierra agrícola no presentaron incrementos significativos, por lo que su contribución al crecimiento de la producción agrícola no fue tan grande. Entre los productos agrícolas no-industriales, durante la segunda mitad de la década de los 2000, las tasas de crecimiento de los rendimientos agrícolas fueron bajas para el maíz, trigo, arroz, y negativos para el sorgo y la quinua.

En el caso de los rendimientos de la tierra para los productos agrícolas industriales, la caña de azúcar mostró un crecimiento muy pequeño a partir de la segunda mitad de los 2000 y el girasol presentó caídas. La soya fue el único cultivo que mostró aumentos significativos, del orden de 4,4% como promedio por año durante el periodo analizado.

Bolivia muestra rendimientos bajos, en comparación a los rendimientos observados en los demás países de América Latina, para la mayoría de los cultivos producidos en el país. El cuadro 2 muestra que los rendimientos en la producción de soya son muy inferiores a los observados en Paraguay, Colombia, Argentina y Uruguay, y se encuentran por encima de los observados en Perú, Ecuador y Venezuela. En el caso de la quinua, los rendimientos son muy inferiores a los del Perú y apenas superiores a los de Colombia. Los rendimientos de la papa y el maíz en Bolivia son los más bajos de la región, por debajo de Ecuador y Colombia, y muy por debajo del resto de los países. El rendimiento en la producción de papa y maíz es 5 y 4 veces mayor al observado en Bolivia.

Cuadro 2

Rendimientos comparados para cultivos y países seleccionados (TM por hectárea)

Rendimientos
Fuente: FAO

En síntesis, la expansión de la producción agrícola en Bolivia se ha debido principalmente a la mayor superficie y no a aumentos en los rendimientos de la tierra cultivada. Es fundamental generar las condiciones para que en el sector se produzca estos aumentos de productividad y se cierren las brechas existentes en relación a los demás países de la región.

Para lograr este objetivo, se deberán abordar las causas que limitaron el crecimiento de los rendimientos de la tierra agrícola, como ser: • Escala inapropiada de las unidades productivas agrícolas • Falta de tecnología básica, como ser de riego y utilización de fertilizantes • Factores climatológicos y desastres naturales • Bajo nivel de capital humano en los trabajadores agrícolas De esta forma, se podrá cumplir con los objetivos importantes de lograr la seguridad alimentaria para la población, reducir la tasa de deforestación y aumentar los ingresos de exportación.

* El autor es investigador senior de INESAD, Ph.D. en economía, lcjemio@inesad.edu.bo 

 

también puedes ver

Print

Ciclicidad de los gastos fiscales en Bolivia y el mundo

Por Beatriz Muriel H., Ph.D* Los gastos fiscales pueden aumentar en el tiempo de manera …

8 comments

  1. Los datos de rendimiento son correctos? por ejemplo en quinua en el Cuadro 1 dice 599 TM/Hect.

    Me parece que lo correcto sería 0,599 t/ha

    Saludos,

    • Estimado Mario,

      Muchas gracias por el comentario. Su aporte ha sido muy útil para nosotros. Los datos de los cuadros han sido corregidos.

      Saludos,

    • INESAD
      Por favor, podrían publicar la variación de los precios en los mercados internacionales y en el mercado de challapata desde el 2005 hasta el presente, asimismo la variación en superficie cultiva y producción.
      Debido a que la información que existe es muy dispersa. Por otra, tal vez nos podría dar una manito Mario Vargas.

  2. Creo que encontré otros errores:
    1. En el primer párrafo se confundieron quinua con sorgo en grano, ya que la producción de quinua al 2013 según la tabla es de 95,5. Por cierto cual es la fuente de su información? ustedes describen que es mediante INE, sin embargo el dato que yo averigue sobre la producción de la quinua en 2013 en la pagina oficial de INE fue 61.1 mil TM, (aunque ese dato segun INE es preliminar), por eso mismo pregunto de donde obtuvieron el dato?
    2. Error ortográfico en la tabla, “produccien”

    Saludos,
    René Tapia

  3. CARLOS ESCALERA

    Felicidades
    Primero, el articulo concreto y especifico.
    Segundo, en este momento es de enorme importancia si tienen la información publicar un cuadro comparativo de rendimientos comparativos soya transgenica Vs. Soya con diferentes variedades de soya no transgenica
    Gracias
    Ponderable el trabajo de ustedes

  4. me parece interesante la publicacion de quinua, podrian facilitar la informacion completa sobre el comportamiento de Produccion, superficie cultivada, rendimiento y el precio en los ultimos años del Altiplano Norte,central y sur de bolivia, se les agredesera su colaboracion es para una vinvestigacion de tesis, saludos

  5. Muy bueno el articulo