Luis Carlos Jemio

Ciclos externos, reservas internacionales y deuda externa en Bolivia

Por: Luis Carlos Jemio Ph.D.*

En las dos últimas décadas, la economía boliviana ha pasado de un periodo de escasez de recursos externos (2000-2003) a un periodo de bonanza externa (2004-2012) y a un periodo de desaceleración y menor disponibilidad de recursos externos (2013-2017). Los ciclos económicos, han tenido un impacto significativo sobre el balance externo de la economía, medido éste por el balance en cuenta corriente de la balanza de pagos (CC). La balanza en CC pasó de un periodo de continuos déficits, a uno de continuos superávits durante el periodo de bonanza externa, y nuevamente a un periodo de déficits una vez el super-ciclo de materias primas había llegado a su fin. Este comportamiento cíclico del balance externo tuvo un efecto directo sobre la acumulación y des-acumulación de reservas internacionales y deuda externa por parte de Bolivia.

Como puede observarse en el gráfico 1, antes de la bonanza la economía boliviana se caracterizaba por tener continuos déficits externos, elevada deuda externa y bajo nivel de reservas internacionales. Durante el periodo de bonanza externa, la posición externa se modificó sustancialmente, y la cuenta corriente pasó a mostrar significativos superávits que en promedio alcanzaron a US$ 1.800 millones para el periodo 2006-2012. Durante este periodo, las reservas internacionales del Banco Central aumentaron de US$ 1.714 millones en 2005 a US$ 13.926 millones en 2012, equivalente a un incremento promedio anual de US$ 1.745 millones. A su vez, la deuda externa se redujo sustancialmente en los años 2006 y 2007, gracias a los programas de reducción de deuda con organismos multilaterales del cual se benefició el país y que fueron negociados en su totalidad antes de 2006. El stock de deuda externa bajó de US$ 4.942 millones en 2005 US$ 2.208 en 2007. Durante el resto de los años de bonanza (2008-2012), el stock de deuda aumentó en alrededor de US$ 400 millones por año, hasta llegar a US$ 4.196 millones en 2012.

Gráfico 1

Reservas internacionales, deuda externa y balance externo en Bolivia (millones US$)

gra11

Fuente: elaborado en base a información del BCB

A partir de 2013, en el periodo de la post-bonanza, el balance externo positivo se reduce sustancialmente en 2013 y 2014, y pasa a presentar balances negativos considerables para el periodo 2015-2017. Durante este último periodo el déficit en CC alcanza en promedio a US$ 2.000 millones. Como era de esperar, el déficit externo se ha traducido en una caída de reservas internacionales y en un mayor endeudamiento externo. Las reservas caen de US$ 15.123 millones en 2014 a US$ 9.934 millones en 2017. La deuda externa pública por otro lado aumenta de US$ 4.195 millones en 2012 a US$ 9.428 millones en 2017.

El gráfico 2 presenta la misma información del gráfico 1, pero las reservas internacionales y la deuda externa ahora son expresados en términos de flujos anuales. Puede observarse con mayor claridad que durante la bonanza, los superávits en CC se tradujeron en una acumulación casi equivalente de reservas internacionales, mientras que en periodo post-bonanza, los elevados déficits externos causaron una caída casi equivalente de reservas en 2015 y 2016, y un aumento de la deuda externa. A pesar del elevado déficit externo las reservas no cayeron en 2017, ya que ese año el déficit fue financiado fundamentalmente con mayor endeudamiento externo. Es absolutamente claro que esta situación de elevado déficit externo no es sostenible en el mediano y largo plazo, ya que eso implicaría una continua pérdida de reservas internacionales y/o un aumento de la deuda externa.

Gráfico 2

Flujos de reservas internacionales, deuda externa y balance externo en Bolivia (millones US$)

gra22

Fuente: elaborado en base a información del BCB

Dado que los superávits y déficits externos (en CC) son los causantes de la acumulación y des-acumulación de reservas internacionales y de deuda externa, es importante e interesante analizar cuál es su origen en base a los equilibrios internos de los sectores público y privado. Para este efecto, vamos a utilizar el balance ahorro—inversión de la economía, es decir:

(1)  S(I) + S(E) = I

Donde:  S(I) es el ahorro interno,  S(E) es el ahorro externo e  I es la inversión.

Desagregando por una parte S(I) entre ahorro público [S(g)] y ahorro privado [S(p)], y por otra  entre inversión pública [I(g)] e inversión privada [I(p)], y reordenando la ecuación se obtiene el balance ahorro—inversión de la economía como:

(2) [S(g)-I(g)] + [S(p)-I(p)] = -S(E)

Es decir:

Balance Gobierno + Balance Privado = –Balance Externo

 

El gráfico 3 presenta la ecuación (2) para los 3 periodos descritos anteriormente. Como puede observarse, en el periodo previo a la bonanza externa, el déficit externo básicamente era generado por el déficit del sector público (SPNF), mientras que el sector privado mostraba superávits que fueron aumentando a medida que los efectos de la bonanza externa comenzaron a sentirse en la economía boliviana con mayor intensidad. Durante este periodo, el déficit del SPNF tendió a reducirse debido a los efectos de la bonanza y a partir de 2005, debido a la creación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que le permitió al Estado boliviano captar un mayor porcentaje del excedente de hidrocarburos.

Gráfico 3

Equilibrios internos y externo en Bolivia (porcentaje del PIB)

gra33

Fuente: elaborado en base a información del MEFP, BCB e INE

Durante el periodo de bonanza externa, los superávits de los sectores públicos y privados se tradujeron en superávits significativos en cuenta corriente de la balanza de pagos, superiores a 11% del PIB para el periodo 2006-2008. El superávit externo se redujo transitoriamente en 2009, como resultado de los efectos de la crisis financiera mundial de 2008, que afectaron los precios de las materias primas y redujeron los ingresos externos y fiscales. En 2009, el superávit en CC de la balanza de pagos fue de 4,3% del PIB, explicado en su totalidad por el superávit privado (4,2% del PIB), ya que el superávit del SPNF para ese año fue de solo 0,1% del PIB. En los años siguientes, el superávit externo se recupera nuevamente debido nuevamente a la recuperación de los superávits del sector privado, mientras que el superávit del sector público se sitúa en alrededor de 1% del PIB en promedio para ese periodo.

En el periodo post-bonanza, como se analizó anteriormente, el balance externo se tornó deficitario, especialmente para el periodo 2015-2017, donde el déficit en CC de la balanza de pagos se sitúa en 6.0% del PIB en promedio. Como puede observarse en el gráfico 3, este déficit es fundamentalmente el resultado del déficit del SPNF, que durante este periodo fue en promedio de 7,3% del PIB, por lo que para reducirlo se necesita realizar un ajuste fiscal.

Conclusiones

Los choques externos a los que ha estado expuesta la economía boliviana han generado ciclos de superávits y déficits externos para el país, periodos en los cuales la economía pudo acumular y/o des-acumular reservas internacionales y deuda externa.

Los superávits externos observados durante este periodo se debieron en forma fundamental a los superávits del sector privado, ya que los superávits del sector público, con excepción de 2006, fueron de menor magnitud. Es decir, la acumulación de las reservas internacionales observada durante el periodo de la bonanza se debió principalmente al esfuerzo del sector privado y en menor medida al del SPNF.

De la misma forma, los déficits externos registrados en los periodos previos y posteriores a la bonanza externa, son mayormente atribuibles a los déficits del sector público, por lo que estos déficits son también los causantes de la pérdida de reservas internacionales y del aumento en la deuda externa observados.

En el periodo post-bonanza, la economía ha presentado déficits externos significativos. Dado que esos déficits son principalmente el resultado de los déficits del sector público, es necesario realizar un ajuste fiscal, que traiga el balance del SPNF en línea con la nueva realidad de menores ingresos fiscales y externos que vive la economía boliviana. Es absolutamente claro que la situación de déficit fiscal y externo que se registra en el país en la actualidad no es sostenible en el mediano y largo plazo, ya que eso implicaría una continua pérdida de reservas internacionales y/o un continuo aumento de la deuda externa, situación que complicará sustancialmente el comportamiento futuro de la economía.

*Investigador Senior de INESAD, lcjemio@inesad.edu.bo. Las opiniones expresadas en los artículos del Blog Desarrollo Sobre la Mesa pertenecen a los autores y no necesariamente reflejan la posición oficial de la Fundación INESAD.

Cálculo del crecimiento del PIB mediante el método de la ponderación en cadena

Print

Por: Luis Carlos Jemio Ph.D.*

En un número mayor de países se está calculando el crecimiento real del Producto Interno Bruto usando la metodología de la ponderación encadenada, a diferencia de la metodología de ponderación fija que era el método estándar. Esta metodología consiste en calcular el crecimiento del PIB cada año, calculando previamente el valor real del PIB a precios del año anterior y compararlo con el PIB del año anterior medido a precios corrientes. De esta forma, se mantienen fijos los precios del año anterior, y solamente se comparan las variaciones en las cantidades producidas.

Leer Más »

Retos que enfrentan los sistemas de pensiones en América Latina

 

Print

001

Por: Luis Carlos Jemio* y Agnes Medinaceli**

 

Los países de América Latina han adoptado diferentes sistemas de pensiones para garantizar a la población un seguro de retiro que les permita vivir dignamente, una vez que éstos se hayan retirado de la vida laboral activa. La mayor parte de los países han llevado adelante reformas del sistema de pensiones, adoptando sistemas alternativos o complementarios, constituidos principalmente por tres pilares: un pilar público no contributivo (pensiones solidarias), un segundo pilar público o privado contributivo obligatorio, el cual puede ser de reparto o de “beneficio definido”, o privado obligatorio de “contribución definida”, y un tercer pilar contributivo voluntario, que puede ser ocupacional o personal.

Leer Más »

Devaluación e inflación en América Latina

Print

Por: Luis Carlos Jemio Ph.D.

La caída en los precios internacionales que exportan los países de América Latina ha reducido significativamente los ingresos externos por exportación. Esto ha llevado a una gran parte de los países a depreciar sus monedas en relación al dólar norteamericano, como resultado de una menor oferta interna de divisas. Se espera también que la depreciación nominal produzca una depreciación del tipo de cambio real, lo que contribuiría a fortalecer la competitividad del sector productor de bienes transables, compensando de esta forma el deterioro en la balanza comercial que se generó por la caída de precios de materias primas.

Leer Más »

Factores que inciden en el costo de la deuda externa pública de Bolivia

Por Luis Carlos Jemio *

Introducción

El costo implícito de la deuda externa pública de Bolivia, medido por el pago de intereses y comisiones anuales en relación al stock de deuda existente, ha experimentado significativos cambios en los últimos 15 años (Gráfico 1). Sin duda, uno de los factores que incidió en forma importante sobre este comportamiento fue la tendencia observada en el costo del financiamiento en los mercados mundiales. La tasa LIBOR (London Interbank Offer Rate), a la cual se prestan los bancos de primer nivel en los mercados financieros mundiales, muestra una tendencia variable. Esta tasa, medida como el promedio anual vigente de la tasa a 180 días, se mantuvo por debajo de 2% en el periodo 2002-2004, para luego experimentar un aumento en los años siguientes hasta niveles por encima del 5% para los años 2006 y 2007. Este incremento fue uno de los principales detonantes de la crisis financiera mundial de 2008. Debido a la crisis, y a la política monetaria expansiva adoptada por la FED de Estados Unidos para afrontar los efectos recesivos de la crisis, las tasas de interés internacionales se desplomaron a partir de 2009. La tasa LIBOR se redujo a sólo 0,69% en 2009 y por debajo de 0,5% a partir de 2010 (Gráfico 1). Leer Más »

Riesgos para la economía de Bolivia en la coyuntura actual

Por Luis Carlos Jemio *

Gestión de riesgos macroeconómicos

La gestión de riesgos es un enfoque estructurado aplicado por las organizaciones para manejar la incertidumbre relativa a una amenaza, a través de una secuencia de actividades que incluyen: identificación y evaluación de riesgos, estrategias de desarrollo para manejarlos y mitigación de los riesgos utilizando recursos gerenciales. Las estrategias incluyen transferir el riesgo a otra parte, evadir el riesgo, reducir los efectos negativos del riesgo, y aceptar algunas o todas las consecuencias de un riesgo particular.

Leer Más »

Apreciación Cambiaria en Bolivia

Por Luis Carlos Jemio *

A partir de la segunda mitad de los 2000, la economía boliviana experimentó una apreciación real del tipo de cambio. Como se observa en el Gráfico 1, el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (TCRM[1]) calculado por el Banco Central muestra que, entre febrero 2005 y febrero 2015, hubo una apreciación cambiaria real de 39.9%.

En este periodo, se identificaron tres sub-periodos: dos de apreciación y uno de depreciación cambiaria real. Leer Más »

Flujos externos y ciclos económicos

Por Luis Carlos Jemio *

Bolivia tiene una economía pequeña y abierta y, por lo tanto, su desempeño ha estado estrechamente vinculado a las condiciones imperantes en la economía regional y mundial. Los shocks externos a los que estuvo expuesta la economía, ya sea a través del comercio o de los flujos financieros, han incidido sobre el desempeño de la economía, ya que éstos han determinado la cantidad de recursos externos que recibe el país. Estos recursos los recibe el país por distintos conceptos: exportaciones, transferencias externas oficiales y no-oficiales, inversión extranjera directa (IED) y de portafolio, flujos financieros de deuda pública y flujos financieros recibidos por el sector privado.

El gráfico 1 muestra el vínculo existente entre los flujos externos y el desempeño macroeconómico de Bolivia en los últimos 25 años y presenta la relación positiva que existe entre flujos externos recibidos por el país y la tasa de crecimiento del PIB. Los flujos externos comprenden los ingresos por exportación, transferencias y flujos de capital.

Leer Más »

Oferta y demanda de hidrocarburos líquidos en Bolivia

Por Luis Carlos Jemio *

La producción de hidrocarburos en Bolivia es intensiva en gas natural, por lo que el país ha tenido problemas para abastecer la demanda interna por hidrocarburos líquidos, y alcanzar un equilibrio entre oferta y demanda.

Debido a las características de los hidrocarburos en Bolivia, los volúmenes de producción de líquidos han sido sustancialmente menores a los de la producción de gas natural. La producción anual de líquidos en 2013 llegó a 17,3 millones de barriles (47,5 mil barriles diarios), lo que hace que Bolivia sea un productor marginal en la producción de petróleo entre los países de América Latina y El Caribe.

Leer Más »

Producción, superficie sembrada y rendimientos del sector agrícola (2005-2013)

Por Luis Carlos Jemio *

Durante los años de la bonanza económica que vivió el país a partir de la segunda mitad de los 2000, el sector agrícola ha presentado un desempeño favorable, debido en algunos casos al crecimiento de las exportaciones de algunos productos agrícolas que se beneficiaron de precios altos en los mercados internacionales y también debido al aumento de la demanda interna. De esta forma, en el caso de los productos no-industriales, se observaron tasas de crecimiento importantes en la producción de quinua, trigo y sorgo en grano (cuadro 1). La producción de quinua por ejemplo, subió de 27,7 mil TM para el año agrícola 2005-2006 a 458,6 mil TM para 2013-2014, equivalente a un crecimiento de 16,7% como promedio anual durante este periodo. La producción de trigo creció a una tasa promedio anual de 5,8%, la de sorgo a 5% y la de papa a 3,8%. Leer Más »