Bolivia’s Best: Entrevista con Oscar Saavedra, Profesor de Física en la Universidad de Torino

 “Cuando eres joven, es importante tener una visión y tratar de realizarla a pesar de las dificultades que tengas que superar.”

Esta es la filosofía de Oscar Saavedra, un físico de partículas muy respetado, originalmente de Bolivia y actualmente profesor en la Universidad de Torino en Italia. Estudia rayos cósmicos (partículas que provienen del espacio) y un tipo de partícula que se llama el ‘neutrino’, temas que ayudan a profundizar nuestros conocimientos del universo físico.

A mucha gente, le parece extraño que haya personas que eligen gastar tiempo y dinero estudiando las ciencias fundamentales, como hace Oscar, sobretodo la gente de países en vías de desarrollo donde mucha gente no tiene siquiera los esenciales básicos. ¿Por qué piensa en la estructura del universo, cuando no hay suficiente comida, agua, sanidad, y servicios sanitarios?

Si bien es cierto que este tipo de ciencia no tiene ninguna aplicación directa, pero hay muchos beneficios indirectos que surgen: tratamientos de cáncer y el World Wide Web, son dos de los ejemplos más increíbles. También, mucha gente cree que es importante avanzar en nuestro entendimiento de la naturaleza por si misma: el progreso humano se caracteriza no sólo por la tecnología, sino por el desarrollo de atributos intrínsecos y muy ‘humanos’, como la moralidad, la apreciación de las artes y un conocimiento del universo sobre nosotros. Finalmente, los conceptos y técnicas que se aprenden de la física son la base de todas las otras ramas de la ciencia y tecnología, por lo cual tiene un papel muy importante en el desarrollo.

Para una discusión más amplia sobre las ciencias en los países en vías de desarrollo, vea este artículo de 2011 por Nature.

Es casi imposible ser investigador de física en Bolivia. Hay algunas universidades en las que se puede estudiar la física y existen algunos laboratorios, como el Laboratorio de Física Cósmica de Chacaltaya, pero hay muy pocas oportunidades y muy poco dinero para los estudios de  postgrado. Oscar Saavedra siguió su deseo de ser físico de partículas trasladándose al extranjero y ha logrado mucho éxito. Ha contribuido al desarrollo de muchos experimentos internacionales de gran importancia, incluso uno que detectó la explosión de una estrella gigante llamada supernova, por lo cual fue premiado con el Markov Prize de 2007 por el Instituto de Investigación Nuclear de la Academía Rusa de Ciencias. Ha publicado más de 500 trabajos y organiza conferencias y una serie de escuelas en Latinoamérica, para ayudar a estudiantes esperanzados en física a seguir con sus carreras elegidas y adelantar las fronteras del conocimiento humano, como lo ha hecho él.

De niño, el sueño de Oscar fue ser investigador médico y estudiar el cerebro humano. Dentro de sus posesiones tenía un modelo de un esqueleto y varios libros de anatomía, que estudió de manera autodidacta. No fue hasta que empezó a asistir al Colegio de San Calixto (una escuela secundaria en La Paz, de los Padres Jesuitas) cuando  a los 15 años descubrió su fascinación por el cielo. El colegio era, y todavía es, la sede del único observatorio sísmico en Bolivia, además de un observatorio astronómico.

“Quería ver las estrellas,” recuerda Oscar.

Así que, trabajó como voluntario en el observatorio astronómico cada día después de escuela. Poco a poco, su interés por las estrellas superó su pasión por la anatomía. Tras unos meses, el Padre con quien trabajó Oscar lo mandó con una carta de recomendación al observatorio de Chacaltaya que queda a 30 kilómetros de la ciudad de La Paz. El observatorio tiene una altitud de más de 5,000 metros, uno de los más altos del mundo.

“En esa época, el observatorio de Chacaltaya era muy conocido. Sólo tenía 15 años y había estudiado mucha matemáticas, por mi cuenta, que no nos enseñaron en la escuela,” explica Oscar. “El director me dio un examen y luego me preguntó si quería trabajar allí.”

Entonces, en lugar de trabajar en el observatorio de San Calixto, Oscar trabajó durante su tiempo libre en Chacaltaya. Llevó un mes allí cuando el director lo llamó a su oficina y le dio un sobre con dinero como recompensa por su trabajo. Fue una gran sorpresa para Oscar, que no lo aceptó, explicando que estuvo allí para aprender y no para ganar dinero.

Y así comenzó lo que sería una carrera muy exitosa en la física. En esa época no había ninguna manera de hacer estudios de postgrado de física en Bolivia, entonces Oscar miró hacia Europa. Ganó una beca para hacer un doctorado en la Universidad de Torino (Italia) y, después de graduarse, regresó a Bolivia donde le invitaron para ser director del Laboratorio de Física Cósmica de Chacaltaya. Sólo tenía 25 años entonces, el director más joven en la historia. Después de tres años, regresó a Italia, porque

“Quería dedicarme a la investigación y no podía hacerlo como director, el puesto era más administrativo que científico, y aunque había muchos científicos extranjeros que vinieron para hacer sus experimentos en nuestro laboratorio, yo no podía hacer ninguna investigación.”

A propósito de seguir una carrera como la suya, Oscar aconseja,

“Es necesario ser muy tenaz y estar convencido absolutamente de lo que deseas si quieres ser investigador, no sólo en física, sino en cualquier campo. Cuando eres joven, es muy importante tener una visión, y tratar de realizarla a pesar de las dificultades que tengas que superar. Esto siempre ha sido mi modo de vida.”

Hoy en día, además de hacer investigación, Oscar organiza cada dos años una escuela de física en Latinoamérica (la Escuela de Rayos Cósmicos y Astrofísica). La primera edición fue en La Paz en el 2004, luego se dieron otras escuelas en México, Perú, y Brasil, y el año pasado la escuela volvió a La Paz, organizada por la Universidad Mayor de San Andrés. El objetivo es reunir investigadores, de todos los niveles y de todos los países de Latinoamérica.

“Lo más importante es que los estudiantes tengan la oportunidad de hablar con los máximos exponentes del campo, no sólo para hablar sobre física sino también para preguntar acerca de  becas y oportunidades disponibles, las cuales pueden ayudarles a seguir en el campo de la física,” explica Oscar.

Lamentablemente, la física todavía no es una asignatura popular en Bolivia, en primer lugar porque no hay medios. Además, las cosas van muy lentamente.

“Uno puede decidir quedarse en Bolivia, pero los avances tecnológicos y la investigación en los otros países seguirán evolucionando mientras que en Bolivia quedaremos siempre atrás en estos campos,” suspira.

Oscar conoce a seis graduados de física de La Paz y Cochabamba, que han cumplido sus doctorados en Torino con becas de Italia. El problema que tienen ahora es el siguiente: si quieren seguir con la física, no pueden volver a Bolivia porque no hay oportunidades allí para ellos. Entonces, tienen que vivir y trabajar fuera. Oscar está muy frustrado porque hay tantos bolivianos dotados que tienen que irse de su país. Cuenta la historia de una chica, muy buena, de La Paz, que hizo su doctorado en Torino. Quería regresar a Bolivia, y así lo hizo. Buscó con mucho esfuerzo un trabajo en su campo, pero no había nada. Al final, ella regresó a Europa y se fue a Alemania donde tiene un puesto ahora.

“Me entristece que Bolivia pierda tantos estudiantes buenos como estos,” concluye Oscar.

 

Referencias:

Más información sobre el trabajo de Oscar está en su página web:

<http://personalpages.to.infn.it/~saavedra/> (actividades hasta 2006), y una lista de sus trabajos publicados aquí: <http://inspirehep.net/search?p=exactauthor%3AO.Saavedra.1+exactauthor%3A%22Saavedra%2C+O.%22>.

Otros artículos de Development Roast del tema de las ciencias y el desarrollo:

Why Science Matters for Development <http://inesad.edu.bo/developmentroast/2013/01/why-science-matters-for-development/>

Fighting Poverty Effectively – Experiments Are Not Just For Science <http://inesad.edu.bo/developmentroast/2013/01/fighting-poverty-effectively-experiments-are-not-just-for-scientists/>.

 

también puedes ver

Crecimiento y tasas de interés

Por: Luis Carlos Jemio Ph.D.* Después de sufrir los efectos de la crisis financiera internacional …

2 comments

  1. Mamerto Calizaya

    Muy buena historia de Oscar.
    Ne pueden facilitar su correo por favor