;

Seguridad Ciudadana, un tema económico

Por Carlos Gustavo Machicado *

El pasado 25 de Septiembre tuve la oportunidad de asistir a la presentación del Reporte de Economía y Desarrollo (RED 2014) de la CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, que este año aborda el tema de la seguridad ciudadana, tema que además se ha puesto muy de moda en este último tiempo en nuestro país.

El reporte toca varios temas como ser seguridad ciudadana y bienestar, razones para delinquir, lugar de los crímenes, narcotráfico y violencia, sistema de justicia criminal y capacidad del Estado. Pero el aporte más importante, a mi parecer, es que provee una serie de datos que permiten discutir con mayor propiedad sobre el tema de la seguridad o inseguridad ciudadana. Un dato revelador es que mientras en todos los continentes, la tasa de homicidios por 100 mil habitantes ha caído, en América Latina y el Caribe es la única región donde esta tasa ha aumentado de 24.7 (promedio 2001-2003) a 27.9 (promedio 2009-2011).

Dentro de los países de América Latina, Bolivia está entre los que tienen una baja tasa de homicidios, solamente 7.3 por cada 100 mil habitantes. Chile es el país con la tasa más baja (3.5), mientras que Honduras reporta la tasa más alta (81.5) para el periodo 2009-2011 (promedio).

Por otro lado, la percepción que existe en la población de que las ciudades se han vuelto más inseguras se constata con datos tanto de Latinobarómetro (2013) y la encuesta CAF (2013) donde se muestra que la tasa de victimización de la región ha fluctuado entre el 30% y 40% entre el 2000 y 2010 que es más del doble de lo que se observa en países desarrollados de Europa o Norteamérica. Bolivia reporta una tasa de victimización de 28.3% el 2010, y el 2012 La Paz y Santa Cruz reportan tasas de victimización del 27.6% y 35.3% respectivamente.

El reporte también es muy revelador en cuanto a las causas que se identifican para explicar la creciente inseguridad en la región. Hablando específicamente del caso boliviano, Bolivia no está entre los países más inseguros de la región, pero está en el promedio y con una tendencia a que la inseguridad aumente. Por citar un ejemplo, el reporte indica que la probabilidad de ser condenado por un crimen depende, entre otras cosas, de la celeridad de los juicios. Un sistema judicial lento podría disminuir su capacidad de disuasión si esa lentitud es percibida por los delincuentes. Según datos del ICPS (2014), Bolivia ocupa el primer lugar en el mundo en cuanto al porcentaje de reclusos esperando por un juicio, más de 80%.

Ciertamente, la lógica no funciona aquí y es ahí donde resalto el hecho de que el problema de la inseguridad es un problema económico. El libro de Freakonomics (2006) muestra cómo se redujo la delincuencia en varias ciudades de Estados Unidos, cuando se legalizo el aborto. El problema no era que no había suficientes policías en las calles, sino que estaban naciendo los potenciales criminales. Esto no quiere decir que se tenga que legalizar el aborto en todas partes, pero muestra como las causas del crimen  a veces van más allá de la falta de policías o la pobreza como típicamente se piensa.

En una charla que tuve con algunos policías hace un tiempo atrás me decían que, de alguna manera, por lo que se ve, la Policía tiene identificados los barrios con mayor propensión a generar delincuentes en la ciudad de La Paz. Por ejemplo, el barrio de Villa Fátima es un barrio donde la mayoría de las personas que viven ahí trabajan en los Yungas, por tanto no pasan la mayor parte del tiempo con sus hijos, quienes prácticamente se crían solos o con los hermanos mayores o parientes. Entonces es un barrio donde se están formando niños y jóvenes sin la guía de sus padres y por tanto potenciales futuros delincuentes o para no ser extremista por lo menos personas sin la adecuada formación que por tanto fácilmente pueden caer a malas tentaciones.

Por tanto, es necesario abordar este tema de manera multidisciplinaria, pero donde la economía puede hacer importantes aportes, tanto desde el punto de vista de la evaluación de distintos sistemas que aplica la población o el gobierno para prevenir los delitos, como también para identificar causas y efectos de la inseguridad a través del análisis de datos que pudieran ser recabados por la policía u otras instituciones.

Referencias:

CAF (2013) Encuesta sobre acceso, calidad y satisfacción con los servicios públicos en América Latina. http://www.caf.com/es/areas-de-accion/politicas-publicas/investigacion-y-estudios-economicos/encuesta-caf

ICPS (2014) World Prison Brief. http://www.prisonstudies.org/world-prison-brief

Latinobarómetro (2013) Banco de datos. http://www.latinobarometro.org/

* El autor es investigador senior de INESAD, Ph.D. en economía, cmachicado@inesad.edu.bo

Telemedicina en Bolivia: Entendiendo de qué se está hablando

Por Boris Branisa, Ph.D. *

En el último tiempo se está hablando bastante de telemedicina. Se sabe que el gobierno boliviano está planificando extender los servicios de telemedicina en el país, y en marzo de 2014, el Ministerio de Salud y Entel firmaron un convenio para implementar el proyecto “Telesalud’.

Considerando que asegurar el acceso de todos los bolivianos a una atención de salud oportuna y de calidad sigue siendo un desafío fundamental, es importante fomentar un debate más amplio e informado sobre este tema.  El objetivo de este post es justamente iniciar dicho debate. Comenzaremos describiendo brevemente qué se entiende generalmente por telemedicina, y qué experiencias ya existen en Bolivia al respecto.

La Organización Mundial de la Salud  (2010) define la telemedicina como “Aportar servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”. Ciertamente, esta definición nos lleva a pensar que la telemedicina puede ser una alternativa interesante para la población boliviana que enfrenta dificultades para acceder a servicios de salud de calidad.

En el mundo se han acumulado ya bastantes experiencias referidas a telemedicina, en particular en países desarrollados,  y en la literatura especializada es posible encontrar no solamente cientos de artículos sobre el tema, sino también varias revisiones sistemáticas que tratan de extraer conclusiones sobre la base de los artículos publicados, entre ellas las de Roine y colegas (2001), Whitten y colegas (2002), Ekeland y colegas (2010, 2012).

También en Bolivia contamos con algunas experiencias recientes en cuanto a telemedicina. Una de ellas corresponde al proyecto RAFT-Altiplano (RAFT, Red Africana Francófona de Telemedicina), cuyo objetivo es evaluar la viabilidad, potencialidad y riesgos de la implementación y el desarrollo de una red de telemedicina en el contexto de un país en desarrollo como Bolivia, para mejorar el acceso a la atención médica y la formación continua en el área rural. El proyecto empezó en 2011 bajo la dirección del servicio de telemedicina del Hospital Universitario de Ginebra, cuenta con financiamiento de la empresa suiza PIAGET, y está descrito en un artículo reciente de Alejandro Vargas y colegas (2014) “Telemedicina en Bolivia: Proyecto RAFT-Altiplano, experiencias, perspectivas y recomendaciones”.  Los autores afirman que, después de varios años de ejecución, se ha logrado establecer una red nacional de telemedicina con sede en el Hospital Arco Iris en la ciudad de La Paz, que conecta más de veinte instituciones de salud en los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, para la implementación y utilización de herramientas de teleconsulta y teleenseñanza.

Una segunda experiencia es la del Programa de Coordinación en Salud Integral (PROCOSI) que, junto a Ayuda en Acción y al Centro de Investigación, Educación y Servicios (CIES), lleva a cabo en el departamento de Potosí un proyecto piloto del Sistema Integral de Telemedicina, con apoyo financiero y técnico de CAF – Banco de Desarrollo de América Latina. El proyecto piloto está descrito en el documento publicado en 2013 “Telemedicina: Una nueva forma de vivir con salud. Sistematización del servicio de telemedicina implementado en los municipios potosinos de Cotagaita y Vitichi”.  El proyecto se implementó en dos centros de salud para llevar de forma virtual la atención de especialistas a comunidades alejadas.

Detallaremos más información y reflexionaremos sobre estas dos experiencias en las siguientes semanas.

Bibliografía

Ayuda en Acción & PROCOSI. (2013). Telemedicina: Una nueva forma de vivir con salud. Sistematización del servicio de telemedicina implementado en los municipios potosinos de Cotagaita y Vitichi. Disponible en: http://teleiberoamerica.com/publicaciones/Telemedicina-Potosi-Bolivia.pdf

Ekeland, A. G., Bowes, A. & Flottorp, S. (2010). Effectiveness of telemedicine: A systematic review of reviews. International Journal of Medical Informatics, 79: 736-771.

Ekeland, A. G., Bowes, A. & Flottorp, S. (2012). Methodologies for assessing telemedicine: A systematic review of reviews. International Journal of Medical Informatics, 81, 1-11.

Organización Mundial de la Salud. (2010). Telemedicine. Opportunities and developments in member states. Report on the second global survey on eHealth. Global Observatory for eHealth series. Volume 2. Disponible en: http://www.who.int/goe/publications/goe_telemedicine_2010.pdf

Roine, R., Ohinmaa, A. & Hailey, D. (2001). Assessing telemedicine: a systematic review of the literature. Canadian Medical Association Journal, 165: 765-771.

Vargas A., Ugalde M., Vargas R., Narvaez R., Geissbuhler A. (2014). Telemedicina en Bolivia: Proyecto RAFT-Altiplano, experiencias, perspectivas y recomendaciones. Revista Panamericana de Salud Pública, 35(5/6): 359–64. Disponible en: http://bit.ly/1q5dunT

Whitten P.S., Mair F.S., Haycox A., May C.R., Williams T.L., Hellmich S. (2002). Systematic review of cost effectiveness studies of telemedicine interventions. BMJ, 324(7351): 1434-143.

* El autor es investigador senior de INESAD, Ph.D. en economía, bbranisa@inesad.edu.bo

El Círculo Vicioso del Desarrollo Industrial en Bolivia: Informalidad, Baja Escala de Producción y Baja Productividad

Por Beatriz Muriel, Ph.D. *

El sector industrial ha sido fundamental para el desarrollo socioeconómico de los países, ya que su dinámica genera más y mejores empleos así como más ingresos para las sociedades y los Estados. En el caso de Bolivia, las diversas agendas de gobierno han planteado justamente la necesidad de transformar las materias primas; aunque en la práctica las políticas públicas han sido, en la mayoría de los casos, tímidas. Así, la industria ha tenido históricamente un escaso desarrollo, lo que se refleja en bajos niveles de productividad y participación en el PIB (Producto Interno Bruto) comparativamente con los países en desarrollo.

Al respecto, uno de los factores que explica la baja productividad -y posiblemente la baja participación en el PIB- de la industria parece ser el círculo vicioso existente con la informalidad y la baja escala de producción. La Tabla 1 presenta información que permite analizar estas relaciones para el sector, donde se incluye dos tipos de encuestas oficiales para el año 2007: la Encuesta Anual a la Industria Manufacturera realizada a las empresas formales, es decir aquellas registradas en el Servicio de Impuestos Nacionales; y la Encuesta a las Micro y Pequeñas Empresas (MYPES) que incluye tanto unidades formales como informales. Leer el resto de esta entrada »

El Votante Mediano en Bolivia

Por Carlos Gustavo Machicado, Ph.D. *

Pensando en la pronta llegada del profesor Tyler Cowen de la Universidad de George Mason para la 6ta Conferencia Boliviana en Desarrollo Económico, me acorde de un articulo que él publicó en el New York Times (http://goo.gl/sPbTbb) hace unos cuatro años atrás y donde hacia referencia al denominado Teorema del Votante Mediano que me parece muy pertinente para reflexionar sobre las próximas elecciones generales que se celebrarán próximamente en nuestro país.

La idea del Teorema del Votante Mediano fue propuesta por primera vez por Anthony Downs de la Brookings Institution el año 1957 en su libro “An Economic Theory of Democracy” y básicamente sostiene que “un sistema de elección basado en votación mayoritaria escogerá el resultado más preferido por el votante mediano.” Dicho de otra manera, cualquier candidato que se aleje del centro o mediana estará condenado a perder las elecciones. Leer el resto de esta entrada »

Ahorro – Inversión y los ciclos económicos en Bolivia

Por Luis Carlos Jemio *

El crecimiento de la economía boliviana ha estado severamente limitada por las bajas tasas de inversión que históricamente mostró el país. La tasa de inversión en los últimos 20 años se ha situada entre un 15% y 16% en promedio. Tradicionalmente se ha identificado a la escasez de ahorro interno como una de las restricciones más importantes que explican los bajos niveles de inversión. Sin embargo, la tasa de ahorro ha tenido un comportamiento variable a través del tiempo y ha dependido de los ciclos económicos por los que pasó el país. En los últimos 20 años, el país atravesó por un periodo de estable, aunque bajo, crecimiento económico (1990-1998), donde se ejecutaron profundas reformas económicas orientadas al mercado; por un periodo de crisis económica (1999-2005), donde se detuvo el proceso de reformas; y un periodo de bonanza económica (2006-2013), donde de revirtieron parcialmente las reformas ejecutadas durante los 90s.

Como puede observarse en el cuadro más abajo, durante el periodo de reformas de la década de los 90, el ahorro interno se situaba en promedio alrededor de 12,1% y la inversión en 16,7%, por lo que la brecha tenía que ser cubierta por ahorro externo, que llegaba al país en la forma de endeudamiento externo del sector público y de inversión extranjera directa. Esta última aumentó significativamente como resultado de la capitalización de las empresas públicas y de la aprobación de las leyes sectoriales. Durante esta década, la inversión bruta estaba prácticamente repartida en partes iguales entre los sectores público y privado. El sector público presentaba déficits considerables, los cuales eran cubiertos con deuda externa principalmente y en menor medida con endeudamiento interno. Leer el resto de esta entrada »

INESAD busca un profesional que apoye a la Dirección Ejecutiva

El Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD) busca contribuir al desarrollo económico sostenible del país mediante la aplicación de teorías y métodos cuantitativos y cualitativos innovadores en el estudios de los problemas asociados al desarrollo.

Con la finalidad de fortalecer su equipo de trabajo, INESAD requiere un profesional con experiencia y disponibilidad de trabajo a tiempo completo que apoye a la Dirección Ejecutiva.

Para mayor información siga el siguiente enlace: ADM-101

INESAD busca un profesional para el área de Comunicación Institucional

El Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD) busca contribuir al desarrollo económico sostenible del país mediante la aplicación de teorías y métodos cuantitativos y cualitativos innovadores en el estudios de los problemas asociados al desarrollo.

Con la finalidad de fortalecer su equipo de trabajo, INESAD requiere un profesional con experiencia y disponibilidad de trabajo a tiempo completo, para el área de comunicación institucional.

Para mayor información siga el siguiente enlace: COM-101

Una mirada al trabajo infantil en Bolivia

* Por Gabriela Olivarez

La polémica en torno al trabajo infantil tomó fuerza en Bolivia recientemente con la aprobación del Nuevo Código Niño, Niña y Adolescente (CNNA); que establece una jornada laboral de máximo 6 horas para los niños buscando que el tiempo restante sea destinado a sus estudios. Además, el CNNA autoriza que sean trabajadores independientes desde los 10 años y dependientes desde los 12 años.

Como se mencionó, una de las principales preocupaciones para regular el trabajo infantil es la escolaridad; ya que los niños trabajadores pueden descuidar sus estudios disminuyendo sus oportunidades futuras de encontrar mejores empleos (que usualmente requieren mayores niveles de calificación). El siguiente gráfico presenta esta disyuntiva entre trabajo infantil y educación utilizando la Encuesta de Trabajo Infantil, 2008.

Fuente: Elaboración propia en base a información de la Encuesta de Trabajo Infantil 2008.

Nota: La categoría “ni trabaja, ni estudia” ha sido excluida porque representa únicamente el 0.7 % del total de los niños de la muestra.

Afortunadamente, la mayor parte de los niños (entre las edades de 5 y 17 años) se encuentran solamente estudiando; siendo mayor en el caso de las mujeres (69.3%) con relación a los varones (67.8%), y en las zonas urbanas (79.1%) comparativamente con las rurales (36.9%). Sin embargo, el porcentaje de niños trabajadores también es importante, aunque muchos de ellos están matriculados en las escuelas. En la desagregación por género, el Gráfico muestra un mayor porcentaje de niños que trabajan y estudian en comparación con las niñas.

Los niños que combinan el estudio y el trabajo llegan a representar el 18.4 % de los que viven en las ciudades y el 54.6% del área rural. Al parecer la participación de los niños en las zonas rurales es concebida como un proceso de socialización y formación para la vida en comunidad.

Cabe notar que la mayor parte de la labor infantil se encuentra en las actividades agropecuarias (51.4%), comerciales (18.7%), manufactureras (10.4%), y hoteles y restaurantes (8.22%). Sin embargo, la carga horaria es diferente, siendo el comercio y las manufacturas las que consumen mayor tiempo (con otros sectores de menor relevancia) llegando alrededor de 4 horas al día, mientras que el promedio de trabajo infantil diario es de 3.2.

Por último, al indagar algunas causas del trabajo infantil el cuadro siguiente sugiere que las características socioeconómicas de los padres juegan un papel importante. En particular los niños que solamente trabajan tienen padres con menores años de escolaridad e ingresos, y aquellos que dedican su tiempo exclusivamente a estudiar tienen padres con ingresos altos y mayores niveles de educación. Así, la erradicación del trabajo infantil debería estar asociada a la superación de problemas estructurales y focalizados a ciertos estratos poblacionales.

Fuente: Elaboración propia en base a información de la Encuesta de Trabajo Infantil 2008.

Nota: Para el análisis, el ingreso y los años de escolaridad de los padres son la mediana de los ingresos y la escolaridad total respectivamente. La categoría “ni trabaja, ni estudia” ha sido excluida porque representa únicamente el 1.5 % del total de los niños de la muestra.

* La autora es Investigadora Junior de INESAD

El Mundial de Futbol 2014: Ejemplo Vivo de la Globalización

Por Beatriz Muriel H, Ph.D. *

A los adversos a la globalización, lamento mucho informales que ésta llegó -y hace muchos siglos atrás- para quedarse. La tenemos en la ropa que usamos, en los electrodomésticos que compramos, en el transporte, en las telecomunicaciones y …, dicho de otra manera, “hasta en la sopa”.  Al respecto, al explicar la globalización en mis clases de comercio internacional -que es polémica hasta en su misma conceptualización- la forma más sencilla ha sido ejemplificarla con el fútbol; siguiendo iniciativas interesantes como la de Branco Milanokic, “Aprendamos Globalización del Futbol” (www.project-syndicate.org).

Bajo el esquema de un proceso económico-productivo la analogía entre globalización y futbol puede ser explicada en tres etapas: producción, ventas y consumo.

La producción del fútbol necesita esencialmente un tipo de trabajo “futbolistas”, los cuales tienen una movilidad internacional sorprendente (movimiento de factores de producción entre países), principalmente si están “bien calificados”. Por ejemplo, varios africanos y latinoamericanos son fácilmente contratados en equipos europeos y buena parte de los clubes relevantes tienen futbolistas de todas partes del mundo. Al respecto, la valoración de “las habilidades” llega a ser tan importante que al final varios de ellos se nacionalizan para participar en Copas Mundiales, como en el caso de Brasil 2014. Aún más, muchos capitanes son también movilizados de un país a otro para participar en los diferentes procesos productivos del fútbol.

Las ventas -o los productos derivados- serían los partidos; los cuales tienen ubicaciones geográficas específicas pero son expuestos a partir del “empaquetado” de dos equipos que pueden pertenecer a uno o diferentes países. De esta manera se generan un sin número de exportaciones e importaciones de equipos en un escenario comercial relativamente libre de restricciones (movimiento de bienes y servicios entre países). Aún más, como en el caso de la Copa 2014, Brasil experimentará una importación masiva de equipos de calidad -un poco más de 30- de diferentes países del mundo.

El consumo de los partidos de la Copa 2014 -que consiste en el disfrute ofrecido por el espectáculo futbolístico- recaerá sobre los brasileños que estarán en los diferentes estadios del país, pero también sobre muchos extranjeros que están viajando a Brasil para ver en vivo y en directo a sus equipos preferidos. Con todo, el resto del mundo podrá “consumir el espectáculo” vía importaciones y exportaciones provistas por las telecomunicaciones y el movimiento internacional de mano obra (principalmente periodistas).

En esta dinámica económica globalizada, de un enmarañamiento en las relaciones internacionales, ciertamente no todos son favorecidos. El funcionamiento, en general eficiente y salvaje, de los mercados también aquí se hace presente, con trabajadores futbolistas que han sido relegados por sus menores “habilidades”, así como equipos de “menor calidad” que no van a la Copa. Además hay y habrá varios consumidores insatisfechos ya sea porque su país no participa o porque su equipo preferido será derrotado.

De todas maneras, muchos, queramos o no, estaremos inmersos en este “ejemplo de la globalización”, así que será mejor relajarnos y divertirnos.

 * La autora es Investigadora Senior de INESAD, Ph.D. en economía

Sembrando las semillas para la siguiente crisis

Por Carlos Gustavo Machicado * 

Revisar la historia de las políticas económicas en América Latina resulta ser un reto por la poca disponibilidad de datos que existe para periodos anteriores a la década de los 80s, pero también por la calidad de los mismos, los cuales muchas veces son bastante cuestionables, pues no existían criterios uniformes para recolectar las estadísticas. Obviamente unos países cuentan con mejores datos que otros, pero en general se hace necesario una revisión completa de los datos, especialmente de lo referido a los datos del sector fiscal. Leer el resto de esta entrada »

Suscríbase al blog